Por unas Navidades sostenibles

Estás aquí:

Por unas Navidades sostenibles

¿Cómo podemos tener unas Navidades sostenibles y eficientes energéticamente? En los tiempos en los que vivimos es primordial poder rebajar el nivel de excesos que tenemos para finales y principios de año. Y es que los excesos navideños son perjudiciales tanto para nosotros como para el planeta. Debemos ser capaces de seguir disfrutando de la Navidad como siempre, pero optimizando los recursos que invertimos para ello.

En Ubintia estamos comprometidos con la sostenibilidad. Optimizar recursos, ahorrar energía y bajar los niveles de contaminación y derroche es esencial para que nuestro planeta sea mejor. Es por este motivo, a continuación, expondremos algunas situaciones o aspectos con los que podemos tener unas Navidades más sostenibles.

  1. Las luces navideñas

Las luces que se utilizan para celebrar la Navidad puede que sean la primera cosa que se nos vienen a la cabeza cuando pensamos en este periodo festivo. Colgadas para decorar los árboles en casa, o para vestir las calles y los comercios, son un dispendio de energía y de dinero más que considerable. Por no hablar de la gran contaminación lumínica que inunda cualquier zona exterior. No obstante, podemos hacerlo de manera responsable porque tampoco hay que renunciar a la navidad, podemos usar la iluminación de bajo consumo; apostar por la tecnología LED.

Con la iluminación LED el consumo baja considerablemente y, al mismo tiempo, sube la duración estas luces. Tienen una vida más larga. Este es un aspecto que inculca la eficiencia energética tanto a gran escala como de manera más individual: calles y comercios y en nuestros hogares.

Más allá de lo que lleguen a iluminar y consumir las luces, es igual o más importante todavía que se haga un uso responsable de su encendido. A lo largo de estos últimos años ya se han ido limitando el periodo de encendido en las calles. En nuestros hogares debemos hacer un uso responsable. Es decir, cuando nos vayamos a dormir o salgamos de casa, por un periodo más o menos largo, apagar e incluso desconectarlas completamente de la corriente. El planeta y la factura del mes lo agradecerán. Una buena opción es usar enchufes inteligentes y programar que se enciendan i se apaguen las luces a ciertas horas del día sin tener que preocuparnos.

  1. Optimizar otros recursos

Las idas y venidas de reuniones familiares para comer o cenar están a la orden del día. En estos momentos también podemos optimizar recursos; por ejemplo, en plástico y agua.

No se tratan de encuentros cualquiera, son especiales al estar rodeados de esa aura mágica y sentimental que aporta la Navidad. Es por ese motivo que como anfitriones debemos mostrar las mejores galas; sacar la mejor vajilla y cubertería que tengamos para vestir y presentar la comida con las mejores galas. De este modo, evitamos los platos y cubiertos de plástico o de un solo uso que se utilizan para aniversarios o momentos más improvisados. Unas horas después, es importante jugar un poco al rompecabezas de cómo no dejar huecos y rellenar al máximo el lavavajillas. Llenándolo al máximo, limitando así las veces que lo usamos también supone un ahorro importante; de agua en este caso. Además, es algo que no solamente debemos practicar para el periodo navideño. Debemos hacerlo a lo largo de todo el año.

  1. El ahorro de papel, un factor clave

Por último, en otro aspecto en el que podemos ser más sostenibles en Navidad es en el ahorro de papel. Podemos relacionarlo con el aspecto de las comidas y cenas familiares, disponiendo servilletas de tela y no de papel de usar y tirar.

Estas son algunas de las ideas que exponemos para que sigamos disfrutando de estas Navidades y de las que irán llegando año tras año como lo hemos hecho siempre. Pero, además, siendo más sostenibles. De este modo ayudaremos a que muchas más generaciones puedan vivir estos días de reunión y magia.

¡ Síguenos !

¿Tienes un proyecto para nosotros?
¡Vamos a comentarlo!